Hola queridos lectores, ¡hoy hablaremos sobre Libia!

Libia es un país actualmente en guerra. Desde 2011 han tenido lugar 3 guerras civiles en el territorio que actualmente tienen dos líderes conocidos enfrentados entre sí: por un lado, el general Khalifa Haftar, el hombre que sueña con unir a Libia militarmente; por otro, el Gobierno de Fayez al-Serraj, el primer ministro del Gobierno del Acuerdo Nacional (GNA).

¿La diferencia entre los dos? El primero es un líder sin legitimidad internacional y el segundo es un líder sin legitimidad interna.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS?

Aunque estos datos pueden parecer interesantes (y verdaderamente lo son) para aumentar nuestra cultura general sobre la situación geopolítica global, vamos a analizar cuáles son los reflejos de estos enfrentamientos internos con los civiles.

Como aparece en el Informe de Humanitarian Situation Report sobre Libia de Unicef , al menos 250.000 niños necesitan asistencia humanitaria en Libia.

Además, el conflicto, como también informa Save The Children, a menudo sucede en áreas densamente pobladas, lo que conlleva la destrucción de escuelas, hospitales y lugares de culto. Todos estos son espacios protegidos por el derecho internacional humanitario que no deben estar sujetos a bombardeos o uso indiscriminado.

Always Save The Children informa que muchos niños han tenido que abandonar sus hogares, donde el suministro de alimentos y atención médica es difícil de lograr.

¿CUÁLES SON LOS INTERESES EN EL JUEGO DE ESTA GUERRA CIVIL?

Los peones en el tablero son 3: Italia, Francia y Libia. Sin embargo, quien tira los dados no es un nerd sediento de victoria, sino líderes políticos y militares que juegan con armas reales. Las piezas no son de plástico, sino personas reales que pierden la vida todos los días.

El apoyo francés es controvertido. París fue la primera ciudad europea visitada por el general Haftar. Sin embaro, Francia había votado en contra de una resolución del Parlamento Europeo que pedía el fin del general Haftar.

Además, Macron (presidente de la República Presidencial francesa) tiene interés en socavar a Italia de las relaciones con Libia para interceptar corredores económicos relacionados con los recursos petroleros del país.

Otro hecho interesante es la salud física del general Haftar.

Tiene 75 años, y no es precisamente un Alejandro Magno. Además, se mudó entre Francia y Jordania para buscar tratamiento.

Entonces, incluso si resultara un éxito su ambiciosa reunificación militar de Libia, ¿cuánto duraría?

LA SITUACIÓN DE LOS MIGRANTES: CENTROS DE DEPORTACIÓN

El reflejo de esta guerra, que subyace a los intereses económicos y políticos, no se trata solo de personas y niños que ya residen en territorio libio, sino también de migrantes.

Como informa Save The Children, desde el momento en que cruzan las fronteras de Libia corren el riesgo de perder la vida, ser torturados, maltratados, encarcelados y privados arbitrariamente de su libertad, de sufrir violencia sexual y violación, discriminación de género, de ser esclavizados y ser víctimas de extorsión y explotación.

Tras la United Nations Support Mission en Libia (UNSMIL) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, muchas personas murieron después de ser disparadas por armas de fuego, torturadas hasta la muerte o, simplemente, muertas de hambre o por una enfermedad grave.

Según el informe 2018-2019 de UNHCR, al menos 750 personas perdieron la vida o están desaparecidas en el Mediterráneo central en 2019. Aunque las llegadas por mar desde Libia han disminuido (de 23.370 en 2018 a 11.471 en 2019), se confirma que esta ruta sigue siendo la más peligrosa.

¿Y EL DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO?

A partir de esta información, queremos hacer hincapié en estos contextos en los que parece que el derecho internacional humanitario es una representación de un teatro de Estados frente a la opinión pública.

De hecho, las violaciones y los abusos del derecho internacional se perpetran todos los días.

En segundo lugar, Libia nunca ha ratificado la Convención de Ginebra de 1951 y su Protocolo de 1961, que son los principales medios para proteger a los refugiados.

La Conferencia de Berlín del 19 de enero de 2019 reunió a los principales actores de esta guerra para buscar una solución pacífica al conflicto con las mismas partes involucradas.

Ahora solo tenemos que esperar a que se aprueben todos los puntos de la declaración.